18.10.2017
Altos Elfos
WARHAMMER - ALIADOS DEL IMPERIO

 ALTOS ELFOS


Ulthuan está gobernada por una serie de príncipes, princesas y magos presididos por el Rey Fénix y la Reina Eterna. La relación entre los gobernantes no es tan simple como pudiera llegar a pensarse si únicamente se prestara atención a sus títulos. El Rey y la Reina mantienen cortes separadas.

El Rey Fénix es el dirigente político y líder militar de los Altos Elfos y por lo tanto gobernante de Ulthuan y sus colonias. La posición no es hereditaria, por lo que a la muerte de un Rey Fenix, su sucesor es elegido por los príncipes Altos Elfos.

Reyes_FnixLa elección de un nuevo Rey Fénix es, por razones obvias, una decisión política de una gran importancia. Por lo que se sabe de estas elecciones, parece que se realizan de una manera similar a lo de los electores a la hora de escoger un nuevo emperador para el Imperio.

Al año de la muerte de un Rey Fénix, los príncipes de los Altos Elfos se reúnen en el santuario de Asuryan, para seleccionar a su sucesor. Muchos son los factores que influyen a la hora de elegir a un nuevo Rey, como la reputación, los logros, el poder, la influencia del reino del príncipe en cuestión, etc.

La situación militar, en particular la guerra contra los Elfos Oscuros, también influye a la hora de elegir a un rey guerrero o a uno más pacífico. Tradicionalmente, en los últimos treinta días de luto por el rey anterior tiene lugar la elección del siguiente, aunque en la práctica sucede mucho antes. De hecho, las intrigas políticas empiezan mucho antes de que el rey actual haya muerto.

Las mejores familias nobles de Ulthuan intentarán que su candidato sea elegido como nuevo rey y para ello buscarán el apoyo de sus compañeros. Además, todos los reinos de Ulthuan desean que el nuevo Rey Fénix sea de su reino, motivo por el que las rivalidades se crean o se dejan a un lado para asegurarse de que se cumplen las agendas de las casas nobles.

La ceremonia en la que el nuevo Rey Fénix es coronado, es un asunto místico, peligroso y secreto, y el nuevo Rey Fénix consigue sobrevivir únicamente gracias a la ayuda de los magos de Saphery. Después de que los poderosos magos hayan lanzado encantamientos para proteger al rey, este ha de pasar a través de los fuegos del renacimiento. El candidato debe atravesar él solo las Llamas de Asuryan y al hacerlo renacerá como Rey Fénix. Únicamente en dos ocasiones de la historia de los Altos Elfos ha habido alguien que ha tratado de atravesar las Llamas de Asuryan sin el consentimiento del Concilio de Ulthuan y ha vivido para contarlo. El primero fue Aenarion el Defensor, que emergió de las llamas, convertido en el primer Rey Fénix; el segundo fue Malekith el Gran Traidor, que en su insolencia tentó la ira de Asuryan. Malekith, a diferencia de su padre Aenarion, emergió de las llamas quemado y agonizante. Las llamas purificadoras del Dios Creador dejaron malherido el cuerpo de Malekith y su mente totalmente destrozada.

Durante su reinado, el Rey Fenix llevará a cabo un ritual matrimonial de un año de duración con la Reina Eterna con el fin de concebir una hija. Posteriormente ambos gobernantes pueden tener otras consortes e hijos con estos consortes, pero solo la hija nacida de la unión del Rey Fenix y la Reina Eterna será la que suceda a su madre como nueva Reina Eterna.

No todos los Reyes Fénix han sido los gobernantes guerreros o generales capaces, también puede ser un gobernante más dedicado a gobernar Ulthuan que a dirigir ejércitos. En estos casos el rey puede nombrar a un general de su elección con el fin de cumplir esta función, como ocurrió con Morvael que eligió a Mentheus de Caledor o el actual Rey Fénix, Finubar que ha elegido a Tyrion como defensor de Ulthuan.

Los Altos Elfos viven protegidos en sus islas por la alta magia, pero siempre que pueden, interfieren en las actividades del Caos, y la actual incursión del Caos no es diferente. Los Altos Elfos han enviado unos cuantos barcos en ayuda de los humanos para proteger las costas del Imperio y asegurar la victoria ante cualquier batalla naval. Sin embargo, solamente unos pocos regimientos, entre los que se encuentra el regimiento de élite conocido como los Altos Elfos Sombríos, se han adentrado en las tierras del Imperio para apoyar al Emperador Karl Franz contra el inmenso ejército del Caos.