18.10.2017
Los Bardos
DIABLO 2 - culturas

Los Bardos

 

Los Bardos son auténticos buscadores de la verdad oculta. Antaño fueron muy comunes en el reino de Khanduras, pero a medida que los tiempos han cambiado, estos héroes han ido desapareciendo.

El legado de los Bardos perdura gracias a las historias de sus aventuras que han compartido en los salones comunales de las posadas, cuyas gentes se encargaron de extender posteriormente.

Haciéndose pasar por comunes Bardos, éstos aventureros han vivido innumerables aventuras llenas de misterio e intriga, se han visto involucrados en peligrosos rituales mágicos y han participado en grandes batallas entre la Luz y la Oscuridad.

BardoSiempre se supo que el Bardo no era un típico bardo, los poderosos músculos tras años de formación y las manos curtidas tras empuñar un sinfín de espadas ha demostrado que su reputación es bien merecida.

Tras años de intenso entrenamiento, los Bardos han desarrollado un excepcional manejo de la espada, y son capaces de manejar dos armas a la vez.

Sin embargo, a diferencia de otros, prefieren mantener el equilibrio en todas sus habilidades, en lugar de concentrarse solo en un rasgo, esto les permite invocar poderosos hechizos mientras demuestran sus letales habilidades combativas.

Estos indagadores de respuestas siempre han luchado del lado de la justicia a su manera, aunque en muchas ocasiones sus métodos han estado fuera de la ley.

Su objetivo es encontrar y destruir la Oscuridad, y una vez lo han conseguido comparten las hazañas vividas con todos aquellos que quieran escuchar sus historias. La gran mayoría de las personas creen que son solo relatos entretenidos, pero en realidad, los Bardos procuran inculcar el sentido del deber en los jóvenes que sientan la inspiración de seguir sus pasos tras escuchar sus historias.

En los últimos años, los buscadores de la Luz han caído en decadencia, muchos de éstos formidables guerreros se marcharon recientemente de Khanduras para hacer la guerra en el norte.

No obstante, los pocos que quedan todavía viajan por Santuario, narrando cuentos, y sirviendo a la Luz con la esperanza de librar al mundo del mal de una vez por todas.

Con el conocimiento de todos los tiempos almacenados en sus mentes, los Bardos pronto aprenden a identificar cualquier objeto que encuentren, no importa cuán oscuro o extraño pueda ser.