29.04.2017
Los Paladines
DIABLO 2 - culturas

Los Paladines

A mediados del siglo XII, después de que la Iglesia de Zakarum hubiera alcanzado una posición prominente en el Este, la Iglesia decretó que las visiones de Akarat el Profeta se difundiera por el mundo conocido con el fin de redimir a las masas. De esta forma, la Iglesia seleccionó a un grupo de sacerdotes entre los más carismáticos y devotos, y les encomendó la misión de convertir a las gentes el Oeste.

paladines

Desgraciadamente, la Iglesia no había preparado a estos hombres para los rigores del viaje ni para los peligros del mundo. Aquellos sacerdotes que sobrevivieron a sus misiones, volvieron con relatos de clima implacable, suministros insuficientes, asaltos de bandidos y hasta encuentros con monstruos horribles. Para garantizar el éxito en las misiones futuras, la Iglesia se dispuso a entrenar a guerreros sagrados, los paladines, que acompañaban y salvaguardaban a los misioneros. Estos aguerridos defensores  bautizados como  “La Orden de los Protectores de la Palabra” demostraron tener mucho éxito convirtiendo a las gentes del lugar con sus hazañas atrevidas, sus poderosas armas y su valor marcial, lo que resultaba más convincente que las condenas de un monje de voz suave. Sin embargo, una vez que la Palabra había sido difundida en todas las ciudades importantes del Oeste, los Protectores del la Palabra ya no eran necesarios y desaparecieron de la vida pública.

Décadas después, volvieron a requerir el servicio de los paladines. Durante la cumbre de la Época de los Conflictos, la Iglesia comenzó una segunda campaña de conversión. Sin embargo, esta vez los incrédulos fueron considerados parte del mal. La inquisición de Zakarum se extendió por las tierras como una tempestad y eliminó a todos aquellos de quien se sospechaba estar poseído o corrupto por el demonio. Una nueva generación de paladines dirigía esta cruzada, a los que se conocía como “La Orden de la Mano de Zakarum”. Estos Caballeros de la Rectitud barrieron las tierras y suprimieron la mancha de la contaminación demoníaca allá donde la encontraron.

En plena cruzada sangrienta, se levantó una rebelión entre las filas de los paladines de Zakarum. Los Protectores de la Palabra condenaron los métodos de la inquisitorial Mano de Zakarum y proclamaron que su ellos, al contrario que la Orden de la Mano de Zakarum, protegía a los inocentes y que la corrupción del mal que combatían era una viva muestra del fracaso de sus métodos. Decidieron luchar contra la verdadera Fuerza de la corrupción. Y de esta manera, los Paladines de la Orden de los Protectores de la Palabra abandonaron a los hermanos de Zakarum y se aventuraron hacia el Oeste hasta asentarse en el reino de Westmarch.