29.04.2017
Middenland y Middenheim
WARHAMMER - EL IMPERIO

Middenland

El Gran DucaMiddenlanddo de Middenland está gobernado por Boris Todbringer, que se ha establecido en la ciudad estado de Middenheim.

Boris es un gran guerrero y un brillante estratega, y a pesar de los rumores sobre los problemas personales y políticos que pesan sobre su mente, ha sido la cabeza de su familia durante tres décadas. Boris Todbringer es un hombre decidido, de hecho sigue siendo un guerrero temible y líder audaz. Él lleva regularmente a los ejércitos de Middenland personalmente, golpeando a sus enemigos con su Colmillo Rúnico e incitando a sus soldados a la victoria.

Puede que lo que más destaca de la provincia de Middenland es que las zonas habitadas de la misma se encuentran muy cerca del peligroso bosque de Drakwald. El conde invierte gran parte de los recursos de la provincia en la defensa contra los males que se ocultan en este tenebroso bosque, produciéndose muy a menudo incursiones para intentar limpiar Drakwald, y desde el que surgen incursiones de Hombres Bestia. Sus incontables batallas contra los Hombres Bestia en el Bosque Drakwald son muy conocidas, de hecho fue él quien le arrancó un ojo a Khazrak el Tuerto.

Esto da como resultado aguerridos y experimentados guerreros listos para defender el imperio, pero también un alto número de civiles inocentes muertos anualmente durante los ataques desde los bosques.

Los habitantes de Middenland son famosos por su tozudez. Tradicionalistas empedernidos, odian cualquier tipo de cambio. Toscos, arrogantes y autoritarios y defensores del orgullo, la propiedad y las tradiciones. En la guerra, los middlandeses tienen fama de soldados extremadamente duros.

A pesar de que el culto a Sigmar es omnipresente en el Imperio, en Middenland pasa a un segundo nivel, viéndose eclipsada por el culto a Ulric, encontrándose la sede de su culto en Middenheim y con mucho poder en la provincia.

Por contradictorio que pueda parecer, los middenlandeses siguen llamándose a sí mismos "hijos de Sigmar" y se consideran parte de su pueblo y hermanos del resto del Imperio.

 

Middenheim

Middenheim Herldica_de_Middenheimes la segunda ciudad del Imperio en importancia, tan sólo superada por Altdorf.

También conocida como la Ciudad del Lobo Blanco es la capital del culto a Ulric, como Altdorf es la capital del Culto a Sigmar. Middenheim está situada en un peñasco llamado Fauschlag o Ulricsberg, que, según la leyenda, fue hecho así por el mismo Ulric. Dice la leyenda que su hermano Taal le dio una roca como regalo, y Ulric vio que encima de esa roca podría hacerse una gran fortaleza. Y estaba en lo cierto.

Es uno de los enclaves más seguros de todo el Viejo Mundo. Actualmente es la segunda ciudad en tamaño del Imperio.

La ciudad-estado de Middenheim está gobernada por Boris Todbringer, aunque son los tres Señores de las Leyes los que dictan la justicia. La dinastía de los Todbringer ha gobernado Middenheim desde hace siglos, y es respetada tanto por vieja como por justa. De hecho, Middenheim es un lugar muy liberal para ser una ciudad imperial. Los Todbringer han sabido escuchar a la gente cuando tenían que hacer o cambiar las leyes.

Middenheim cuenta con dos de las órdenes de caballería más antiguas y más famosas de todo el Imperio: los caballeros del Lobo Blanco, que forman los templarios de Ulric, y los caballeros pantera, que juran proteger a la ciudad y a su conde.