19.08.2017
Talabecland y Talabheim
WARHAMMER - EL IMPERIO

Talabecland

El autocrático ducado de Talabecland, situado en el centro del Imperio, está gobernado por Helmut Feuerbach desde su capital en el castillo Schloss. Helmut Feuerbach es considerado como un obstiTalabeclandnado gobernante que mantiene una fuerte tensión política con la vecina provincia de Stirland y su joven Conde Alberich.

Hace doscientos años, un meteorito lleno de piedra bruja cayó en la región de Talabecland que hoy en día se conoce como La Hondonada de la Muerte. Todo lo que queda son ruinas, un cráter y Sacerdotes Druidas que han hecho un círculo de piedras en el perímetro para evitar que la polución del Caos salga de esos límites y contamine el resto de la tierra. Por desgracia, la protección de los druidas no es suficiente, y los efectos del meteorito han inundado las tierras de muchas millas más a la redonda. Siguen creciendo cosas vivas en los montes, pero distan mucho de ser naturales.

Orgullosos de sus habilidades forestales. Silenciosos, prefieren la acción a los discursos prolongados. Son polémicos, primitivos, bebedores empedernidos y maliciosos.

El tamaño de Talabecland es tal que, en su mayor parte, está deshabitada, ya que la gran mayoría de la población habita alrededor de la enorme ciudad-estado de Talabheim. El resto de la provincia son tierras fértiles labradas por granjeros o tierras salvajes y sin cultivar. El río Talabec corre por la zona oeste de Talabecland y los soldados que lo cruzan meten sus estandartes y lanzas para darles suerte.

 

Talabheim

Talabheim Es la capital de Talabecland y la casa de su Conde Elector. Es una de las cuatro ciudades-estado del Imperio. La ciudad fue construida en el interior del cráter producido por Herldica_de_Talabheimun meteorito en el centro del Gran Bosque.

Por esta razón la ciudad tiene muchos apodos tales como Ciudad del Cometa y el Ojo del Bosque.

El cráter forma la base de un muro que rodea la inexpugnable ciudad. Las paredes de este cráter, que sobresalen por encima de los árboles, se han fortificado y la única entrada es un túnel que conecta con un camino angosto que conduce al puerto fluvial de Talagaad. Este túnel es la única manera de entrar en Talabheim, y se encuentra custodiado por dos fortalezas. Por todas estas características defensivas hacen que se considere a la ciudad como inexpugnable.

Esta protección, no obstante, tiene un elevado coste, pues la población civil se ve condenada a vivir en la pobreza para poder cubrir las necesidades militares que tiene Talabheim. Además, éste es el hogar de algunos de los más notorios elementos criminales del Imperio; toda la ciudad está plagada de bandas que sobreviven extorsionando y robando a la oprimida población.