19.08.2017
El Imperio de Kehjistan
DIABLO 2 - Trasfondo

Kehjistan

En el borde oriental de los Mares Gemelos se encuentran las Tierras Baldías y la Selva Esmeralda de Kehjistan. Hace varios miles de años, los cazadores-recolectores se vieron atraídos por los frondosos bosques, la lluvia fértil y la abundante caza de Kehjistan. Pero había algo más, Kehjistan estaba lleno de nudos de energías mágicas. Aquellos que tenían capacidades arcanas innatas comenzaron a sentir y reconocer estas fuerzas, se reunieron en grupos para explorar estas áreas especiales. Fue aquí donde los primeros clanes de magos, el Vizjerei, la Enéada y el Ammuit, fueron fundados. Por desgracia, la historia de Kehjistan no es pacífica, y la guerra de magos que estalló casi destruyó los clanes.

Geográficamente, Kehjistan abarca casi un tercio del hemisferio oriental de Santuario. Kehjistan tiene la mayor selva tropical del mundo conocido. Esta enorme extensión de selva, que es la más larga, alimenta el río Argentek, el río más ancho en Santuario. Cientos de pequeños ríos y afluentes giran y giran a lo largo de su curso a través de los bosques tropicales, hasta que finalmente se unen con el poderoso Argentek. Herboristas y alquimistas veneran la selva por su diversidad ecológica. Hasta hace poco, estos sabios que venían de todas partes para estudiar y recoger las plantas y animales raros hicieron sus hogares aquí. Ahora, la selva es demasiado peligrosa para visitarla y mucho menos habitarla. Pueblos enteros, incluso ciudades pequeñas han desaparecido.

El gobierno del Imperio Kehjistan es la continuación de un sistema antiguo considerado obsoleto por los estándares modernos. A pesar de que varias reformas se han aprobado en las últimas décadas para introducir la democracia, la falta de fervor democrático por parte del pueblo y las reticencias a abandonar el poder por las clases dominantes, han dado lugar a una eficacia limitada.

El Imperio de Kehjistan está gobernado por el emperador, que se eleva al poder a través de la sucesión. Muchas veces se piensa que el hijo del emperador, es elegido para gobernar el Imperio por la voluntad de su antecesor, sin embargo, ha habido ocasiones en que fue elegido otro sucesor, dando lugar a crisis y conflictos internos, que fueron resueltos tras guerras civiles que permitieron a un nuevo emperador ascender al trono.

El emperador nombra a varios jerarcas para gobernar las distintas provincias del Imperio. Cada jerarca es responsable de recaudar los impuestos de las provincias y mantener los ejércitos que deben ser leales al emperador. Muchas veces los jerarcas nombran gobernadores para administrar las comunidades rurales o las lejanas Tierras Fronterizas, quedando ellos para administrar la capital de la región y disfrutar de los lujos que proporciona su posición. Además, el emperador mantiene un custodio encargado de proteger los conocimientos almacenados en la prohibida Biblioteca Arcana, dicho custodio, también asiste y aconseja al emperador en sus funciones administrativas. La posición de custodio de la Biblioteca Arcana es el cargo más alto al que puede ascender un ciudadano sin sangre noble.

Sistema legal

La democracia se representa mediante el Consejo Gobernante del Consorcio de Comercio, donde los jerarcas representan a sus provincias. El Poder Judicial de Kehjistan hace caso omiso de la práctica del derecho consensuado y se centra en los decretos del Emperador. Esto ha llevado a muchos a creer que el sistema legal no se mantiene por el imperio de la ley, sino por el imperio del hombre. Sin embargo, a pesar de esto, a los acusados ​​se les permite la representación y el derecho a un juicio justo. Los tribunales imperiales operan bajo un sistema inquisitivo, donde los jueces son los más altos representantes del Culto del Triuno, de la Catedral de la luz y el emperador, cuya autoridad tiene la última decisión respecto a los veredictos.

Tanto los tribunales rurales como los tribunales imperiales mantienen por tradición la costumbre de escuchar el consejo de los sabios de la región.

Bajo el sistema inquisitivo, los jueces trabajan en estrecha colaboración con las autoridades locales y nacionales para descubrir las pruebas necesarias para llevar a cabo un juicio justo donde se ejecuta la ley a la carta.

El sistema jurídico se basa en el Código de Justicia Imperial. Este texto se actualiza constantemente para representar a las sentencias dictadas por el tribunal imperial.

El Poder Legislativo recae sobre los jerarcas que conforman el Consejo Gobernante del Consorcio de Comercio, estos nobles son los encargados de dictaminar las leyes por las que se rige el imperio, no obstante, ninguna ley es aprobada sin la rúbrica del emperador, cuya figura no suele involucrarse en las decisiones del Consejo salvo en raras excepciones, como pueden ser, vetar alguna ley o tomar partido en alguna situación de extremo riesgo diplomático o militar.

El Poder Ejecutivo es ejercitado por las dos órdenes de paladines principales del imperio, la Guardia de las Dunas; cuya misión es la de proteger a la familia imperial, a los altos cargos del Culto del Triuno y neutralizar cualquier amenaza procedente del interior del imperio. La Guardia de las Dunas está presente en las principales ciudades del imperio, donde mantienen su jurisdicción frente la Orden de los Celadores de la Paz, cuya misión es la de proteger a la familia imperial y los altos cargos de la Catedral de la Luz. Los Celadores de la Paz tienen la responsabilidad de mantener a salvo las fronteras del imperio, de ellos depende evitar las invasiones precedentes del exterior.  

Sistema de Castas

Kehjistan es una nación dividida por castas que están profundamente arraigadas en la cultura de la gente. En la actualidad, solo se considera ciudadanos a aquellos que hayan cumplido los 20 años de edad.

Por las inmensas diferencias entre las castas, ha sido causada en la nación mucha tensión social, sin embargo, con la creciente industrialización y una política imperial fuerte, la delincuencia ha aumentado gradualmente, y los esclavos han comenzado a crecer en fuerza política. Sin embargo, las estrictas leyes religiosas que se centran en la rectitud personal y en disuadir a la población de preocuparse por la riqueza personal, continúan sometiendo a la población y manteniendo una relativa estabilidad en la nación.

Hay cinco castas de la sociedad en Kehjistan:

Hechiceros y Monjes: que manejan el control sobre la magia y la religión

Los Jerarcas y Guerreros: que se encargan de promulgar las leyes y hacer que se cumplan.

Los Esclavos: Son uno de los bienes más preciados por los ciudadanos y a su vez son una de las castas más numerosas.

Los Comerciantes: cuya prosperidad económica provee al imperio de todo aquello que necesita para mantener en movimiento la economía.

Los Delincuentes: representan la escoria de la sociedad y son una seria amenaza para el imperio.